Germinacion y Cultivo del Recao Posted on 13 Nov 11:54 , 2 comments

Las semillas de recao son muy pequeñas. De igual tamaño y forma que la arena. Cuando las plantas están sembradas a campo abierto y se encuentran bien adaptadas al lugar donde han crecido pueden propagarse por sí solas con facilidad e invadir todo el terreno. En la naturaleza esta auto propagación ocurre cuando la semilla se ha secado en la planta y se desprende de ella por la acción del movimiento y del viento. Una sola planta de culantro puede producir miles de semillas y liberarlas en su entorno. Estas semillas caen sobre el suelo y aquellas que sobreviven a los factores del ecosistema (como por ejemplo, exceso de humedad, escases de agua, arrastre por escorrentías, enfermedades por hongos, depredación por insectos, etc.) logran germinar y pueden llegar a establecerse en todo el campo.

Muchos huertistas, especialmente aquellos que viven en el trópico conocen el potencial de invasividad del culantro cuando se encuentra de manera silvestre a campo abierto. Por eso a menudo se preguntan por qué suele ser difícil germinar el recao en el huerto. El primer aspecto a considerar acerca de esta premisa, es que por cada semilla de culantro que germina silvestre en el campo, cientos de ellas se han perdido debido a los factores del ecosistema. Otro aspecto a considerar es que aquellas semillas que han sobrevivido y germinado están bien adaptadas a ese entorno inmediato donde han germinado.

La germinación de culantro podría resultar complicada en el huerto si no consideramos aquellos aspectos que pudieran interferir en dicho proceso. La naturaleza sabia, expone a la semilla en un proceso de selección y  le provee las condiciones adecuadas para la germinación de aquellas más aptas. En contraste, cuando la semilla es manejada intencionalmente por el hombre, la confinamos a un espacio delimitado, interferimos con el proceso natural y por lo tanto, debemos complementar el trabajo correspondiente a la naturaleza.  

Cuando iniciamos una siembra de recao en nuestro huerto debemos considerar los factores ambientales que pudieran afectar el proceso de germinación de nuestra semilla y realizar la siembra de forma similar como ocurre en la naturaleza. Por lo tanto, una vez elegida una buena tierra o sustrato de inicio, debemos hacer la siembra de culantro depositando la semilla sobre la tierra. No debemos enterrarla. Debido a que la semilla de culantro es tan pequeña, si la enterramos podría ahogarse y no germinar. Recuerde que la profundidad de siembra para cualquier tipo de semilla corresponde al doble de su tamaño. Así que, con solo colocar la semilla sobre el sustrato y presionarla un poco para adherirla nos daría la profundidad correcta de siembra para este tipo de semilla. Podría ser útil humedecer la tierra antes de hacer la siembra. Para obtener un buen mazo de recao es recomendable depositar entre 15-20 semillas por cada alveolo u orificio en el semillero. Al utilizar un semillero o tiesto para siembra es importante no llenar hasta el tope con la tierra. Esto es así para prevenir que la semilla se desparrame y se salga por los bordes en el momento que hagamos el riego.

Luego que hacemos la siembra, nos queda la parte más crítica del proceso que corresponde al cuidado del semillero. El recao comenzara a germinar en dos semanas y dicho proceso podría extenderse hasta la sexta semana, por los cual unas semillas germinaran primero y luego seguirán germinando las demás paulatinamente a lo largo de las seis semanas. El cuidado minucioso del semillero debe establecerse por al menos cuatro semanas. Este cuidado va dirigido a controlar todos los factores ambientales que puedan interferir con el proceso de la germinación. A continuación detallamos una lista de actividades dirigidas a este propósito:

  1. HUMEDAD: Mantener el semillero húmedo en todo momento. Sin embargo, no debe estar empapado para así evitar pudrición de la semilla o la aparición de hongos. Tanto la pudrición como la aparición de hongos dañará la semilla y no germinara. Lo recomendable es irrigar el semillero moderadamente dos veces al día.
  2. CALOR: Mantener una temperatura elevada por encima de los 86 grados Fahrenheit. Para lograr una elevación importante de la temperatura puede cubrirse el semillero con plástico, meterlo dentro de una bolsa plástica durante unos días o utilizar un semillero con tapa plástica (similar a la foto más abajo). Todas estas alternativas producirán un efecto de invernadero que facilitara el proceso de germinación. Una vez comienza la germinación se debe retirar el plástico sobre el semillero o permitir la aeración, ya que una vez ocurre la germinación las plántulas se vuelven susceptibles al exceso de calor y podrían morir.
  3. LUZ: El semillero debe colocarse en un lugar a semi sombra. Un lugar muy oscuro podría retardar o impedir el proceso de germinación. Por otro lado, el exceso de luz solar podría secar inadvertidamente el semillero, dañar la semilla o impedir el proceso de germinación.
  4. PROTECCION: Proteger el semillero de insectos y otros depredadores. Los semilleros deben colocarse sobre mesas donde estén inaccesibles a animales como lagartijos, ratones, iguanas, pájaros y animales domésticos. Los insectos como las hormigas pueden entrar al semillero y llevarse las semillas. Las babosas o caracoles son uno de los factores biológicos que más afectan la germinación del culantro. Usualmente el huertista no se percata de su presencia pues estos salen durante la noche. Cuando las babosas o caracoles se pasean por encima del semillero descomponen las semillas o dañan todas aquellas que hayan estado en contacto con su baba. Es una de las causas principales para la mala germinación o perdida completa de todo un semillero. Lo recomendable para prevenir el ataque de todos estos depredadores es mantener los semilleros en un lugar alto, no colocarlos en el piso, mantenerlos cubiertos con una malla agrícola protectora o dentro de un invernadero cerrado. En caso de que el huertista no cuente con ninguno de los anteriores es recomendable el uso de un germinador con tapa (disponibles en tiendas agrícolas), pues estos controlan excelentemente el acceso de animales e insectos. No es recomendable utilizar ningún agente agroquímico o pesticida durante la germinación ni en ninguna etapa de crecimiento del recao. Una vez las plántulas alcanzan las 8 semanas se vuelven más resistentes, se puede disminuir la minuciosidad en el cuidado del semillero y pueden ser trasplantadas a su lugar definitivo, sea un tiesto más grande (recomendable tiesto de 1 galón) o a campo abierto.

 

Foto: Bandeja de germinacion con tapa: Este tipo de bandeja es ideal para la germinacion de recao ya que crea efecto de invernadero, aumenta la temperatura, permite la aeracion a traves de pequenas ventanillas y ofrece proteccion contra animales, insectos y factores climaticos externos.

 

Otras recomendaciones para el cultivo de recao

  1. FERTILIZAICION: Es recomendable el uso de composta u otros abonos orgánicos aplicados al suelo. Debido a que el fruto del recao es su hoja esta no debe ser sometida a ningún tipo de fertilizante químico foliar.
  2. CONTROL DE PLAGAS: En general el recao es bastante resistente a plagas y enfermedades, pero entre ellas podríamos observar la aparición de hongos, manchas amarillas o color marrón en las hojas, que pueden tratarse con remoción manual de las hojas afectadas y disminución del riego. Evitar en lo posible el riego directo a la hoja procurando que la irrigación se haga directo en la tierra. Otras plagas comunes en el recao son las larvas y polillas, maripositas nocturnas. Usualmente un buen régimen de nutrición en la planta llevado a cabo mediante la aplicación de composta, humus o abonos orgánicos debería mantener al recao libre de plagas. No obstante, si estas aparecen puede utilizar primero un control manual de plagas que consiste en retirar de la planta manualmente el organismo observado o descartar la planta entera afectada. Sin embargo, si la infestación está extendida, es decir, si está presente en todas sus plantas puede hacer una aspersión con aceite de neem (2ml en un litro de agua) temprano en la mañana o en horas de la tarde al bajar el sol.
  3. COSECHA: Las hojas del recao pueden comenzar a cosecharse a partir del cuarto mes. Podrá cosechar las hojas individualmente según sea necesario o la planta completa cortándola a una pulgada por encima del nivel de la tierra. Si cosecha la planta entera esta volverá a echar nuevas hojas. A partir de la primera cosecha podrá cosechar nuevamente cada dos meses a lo largo de todo el año.
  4. PROLONGAR LA VIDA DE LA PLANTA Y OBTENER HOJAS MAS GRANDES: El recao es una planta anual, lo cual significa que a partir del año su producción declinara hasta que la planta muera eventualmente. Sin embargo, usted puede lograr que la planta se comporte como una planta bianual y disfrutar de ella por más de dos años. Para lograr esto usted debe mantenerse cortando la espiga del recao constantemente todas las veces que salga, esto es la flor del reaco. Esto lograra en primer lugar que toda la nutrición que recibe la planta se dirija al desarrollo de las hojas, lo cual hará que produzca hojas más anchas y más largas. En segundo lugar, hará que la planta sienta que es joven aun (productiva) y no se activara el mecanismo de muerte (apostosis). Esto es así, porque cuando la planta florece se prepara para dejar su progenie, completa su ciclo de vida y luego muere.

 

QUE TENGAN BUENA COSECHA